El carrito está vacío.
Español 

Garitón en las Murallas de Cartagena de Indias

  Mario Carvajal ID: 8182
Dislike 0
Licencia:
TítuloPrecioComprar
PequeñoDescarga Gratuita
MedianoDescarga Gratuita
GrandeDescarga Gratuita
Original $49.00

Archivos:

JPG: 4881x7314px @ 17.77 Mb.

Detalles del fichero:

Publicado: 02/27/2015 Puntuación:
Categoría: Cartagena Vistas: 925 Descargas: 10 Palabras clave baluarte caribe cartagena cielo ciudad amurallada colombia corralito de piedra gariton mar murallas murallas de cartagena santo domingo Descripción: Es el Baluarte de Santo Domingo hacia 1602, donde el esquema de Antonelli comienza a plasmarse. Sobre la Avenida misma por donde Francis Drake había penetrado en Cartagena, Roda decide cimentar el primero de los grandes baluartes. La ciudad no tenía aún, reductos en piedra y sus pocos defensores apostados en una trinchera apresuradamente dispuesta en el estrecho itsmo que separaba Bocagrande de la ciudad, justo donde pasa hoy la avenida Santander, nada pudieron hacer frente a los invasores.



San Felipe (Nombre dado inicialmente) fue modelo de las proporciones regladas por la Escuela italiana de fortificación. En su cuello o gola se abrían a ras de piso las plazas bajas para los cañones que debían flanquear las cortinas de ambos lados cruzando fuegos, a derecha e izquierda, con los pequeños baluartes vecinos de Santiago y La Cruz.



A principios del siglo XVIII, durante las sustanciales reformas y reconstrucciones del ingeniero Juan de Herrera y Sotomayor, desaparecieron las plazas bajas, pero subsisten a ambos lados de la rampa, las bóvedas que les servían de acceso. También quedan, veinte metros a la izquierda en la contramuralla, los testigos del dintel de la tapiada puerta de San Felipe. Don Juan de Herrera la trasladó a sitio más seguro en el lado opuesto del baluarte, por donde todavía se puede transitar tranquilamente.



Desde antes de Juan de Herrera, el baluarte había sido rebautizado con el nombre de Santa María, pero al fin de cuentas ni San Felipe ni Santa María hicieron carrera. El vulgo terminó por llamarlo, como a la puerta contigua, Santo Domingo, por el convento vecino que desde el siglo XU prestó su nombre a la toponimia de ese rincón de Cartagena.

— Licencia Creative Commons, algunos derechos reservados, 2015 por Fotur / Fotografía: Mario Carvajal (http://www.mariocarvajal.com) y Julián Santacruz (http://www.juliansantacruz.com). Usted puede usar esta foto gratuitamente según la licencia establecida en Fotur (http://www.fotu